Los Chavales de la Esquina

B.Ch.D @BenKenOwi

Comenzar a hablar de la serie The Wire es una de esas cosas que atraen y asustan al mismo tiempo. Es complicado tratar solo uno de los aspectos que se entrelazan sin remedio en la trama de esta magistral obra televisiva de la HBO. Y es que en la brevísima historia de las calles de Baltimore, Maryland, los hilos que representan los personajes se enmarañan de tal manera que cualquier acto tiene que ver con el devenir de todos los demás. Aún así, trataremos de enfocar nuestra atención al análisis de las actividades políticas que tienen lugar en la quinta temporada de la serie, que abre con la magnífica interpretación del tema “Way Down in a Hole” de Steve Earle (http://youtu.be/Weu3qj4IYDg ).

La quinta temporada trae el siguiente escenario (OJO, SPOILERS A MANTA):

– La banda de Barksdale, los anteriores jefes del narcotráfico en la zona este de Baltimore, están muertos o en la cárcel. Marlo Stanfield se hace con el control de todo el mercado, apoyado por sus sanguinarios y fríos secuaces.

– Mc Nulthy, apartado de la sección de “Casos Especiales” idea un plan para conseguir fondos que destinará a la investigación de narcotráfico que permita atrapar a Marlo Stanfield. La idea, rocambolesca, consiste en inventar el caso de un asesino en serie de vagabundos.

– La carrera pública de  Thomas “Tommy” Carcetti comenzó en la anterior temporada. Tras una apretada victoria contra los republicanos y la mayoría negra de la ciudad, se presenta ahora como alcalde y  futuro aspirante a gobernador. Ante él, la responsabilidad de gobernar una ciudad con grandes problemas de violencia y desamparo. La corrupción política se ha hecho demasiado evidente con el caso del senador “Clay” Davis. Además, en los cajones de la herencia del anterior ejecutivo se encuentra con una deuda que sumirá a la ciudad en una crisis económica.

– Aparece un nuevo escenario, centrado en la redacción del periódico “Baltimore Sun” en el cual se ofrece una visión del mundo de la prensa con sus luces y sombras… sobretodo sombras pues se da vida a uno de los peores estereotipos de los profesionales de la información: aquel que se inventa la noticia.

Así las cosas, concentremos nuestra atención en el caso de la comunicación política que tiene lugar en el despacho del alcalde Carcetti. Desde el primer momento, el candidato que había prometido reducir los niveles de criminalidad y apoyar el sistema público, se da cuenta de que la situación del ayuntamiento es mucho más compleja.

Thomas “Tommy” Carcetti. Nuevo alcalde de Baltimore

Las deudas de la anterior administración obligan al alcalde a elegir: dinero para escuelas o dinero para la policía. Elige las escuelas, lo cual se traduce en recortes en el presupuesto de la policía. Los agentes dejan de perseguir a los criminales de la banda de Marlo Stanfield, lo cual él aprovechará para ampliar su territorio y eliminar a la competencia de las esquinas.

La carrera de Carcetti siempre fue honrada. Hasta que llegó a la Alcaldía. Se recuerda de él que pasaba tardes y noches llamando incansablemente por teléfono para conseguir financiación de los ricos socios del partido demócrata de la región. En el momento de ocupar el sillón en el despacho del Alcalde comienza una carrera de toma de decisiones que le lleva a traspasar los límites de la ética cada vez más. Comienza por ceder en favores y tratos de ventaja para los que le han ayudado. Luego Los datos se maquillan para no perder credibilidad ante la masa de votantes. Se utilizan eufemismos, lenguaje suavizado y confusión intencionada para no decir que el ayuntamiento retira los fondos de la búsqueda del criminal responsable de los 27 cuerpos hallados en las “Casas Vacías”, de la temporada anterior. El ex alcalde, Clarence Royce, dejó pasar la patata caliente a la siguiente administración, una hábil maniobra para librarse del problema sin resultar afectado en las elecciones, que se encontraban muy próximas.

Pero la administración de pronto se encuentra con algo de luz al final del túnel: El caso de los Indigentes. Resulta que, al parecer, un asesino en serie se dedica a ir por la ciudad matando y abusando de mendigos. Participar de un caso criminal de tal calado social, significaría para el Ayuntamiento un espaldarazo considerable. De tal modo que el alcalde Carcetti destina fondos a la búsqueda incansable del responsable de estos asesinatos. Una buena manera de lavar su imagen y hacer que la gente olvide sus promesas electorales.

La “Campaña permanente” aprieta a Carcetti. Le obliga a mantener esta estrategia de ocultación de información con la intención de no debilitar la legitimidad de derecho ideológica que le entregó el pueblo a la hora de elegirle como alcalde blanco en una ciudad mayoritariamente negra. Lo bueno de obtenerla es que consigue apoyos para llevar a cabo otras políticas, como la revitalización de zonas deprimidas, tales como el puerto mercante de Baltimore.

Un apunte para las figuras de Norman Wilson y Michael Steintorf, consultores políticos de Carcetti. Éste depende casi totalmente de ambos profesionales para saber qué decir ante los medios de comunicación. Los dos colaboradores contribuyen con su conocimiento minucioso del organigrama y plan político. Conocen la trayectoria de los oponentes, sus políticas fallidas, los conocen, han tomado café con ellos, han ido a sus banquetes de boda o a sus funerales. Con estilos claramente distintos, Michael Steintorf es joven, enérgico, tozudo y ambicioso. Norman Wilson es casi su contrario: experimentado periodista, ex trabajador del Baltimore Sun, crudo, sarcástico, conoce los entresijos de la política local como la palma de su mano.

 

Norman Wilson (derecha) y Michael Steintorf, consultores políticos

 En Baltimore, como aquí, los que mueven los hilos políticos manejan la vida de los distintos estratos sociales. Con la comunicación política, las instituciones intentan mantener el fino equilibrio entre el control de la información suministrada y el flujo de información sin control. Aunque, a veces, la misma comunicación es la encargada de ponerles la soga al cuello.

Anuncios

La Caída del Rey

B.Ch.D @BenKenOwi

 Todos los medios de comunicación se hicieron eco del accidente que sufrió el monarca el día 14 de Abril de 2011: tuvo un tropiezo, el hombre cayó al suelo, fracturándose la cadera y teniendo que ser trasladado de urgencia en avión a un hospital en territorio nacional. El incidente tendría un color totalmente distinto del que ha tenido, de no ser porque  sucedió durante una cacería/safari de elefantes estilo colonialista, en el exótico país africano de Botswana. Y es que resulta que su alteza real Juan Carlos I de España no tiene que dar cuentas de sus actividades privadas a nadie. Ni aunque estas actividades sean escandalosamente caras, ni aunque estén sufragadas con el dinero de los contribuyentes españoles, que no están precisamente desahogados. De hecho, es probable que si Juan Carlos no hubiera tenido este percance, jamás nos hubieran informado de los excesos cometidos. No se sabría nada, ni ahora, ni nunca.

Es cosa común que aportemos, de una forma u otra, a las arcas reales, al tesoro patrimonial de la familia Borbón. Oh si, se trata de una institución centenaria, con uno de los abolengos más rancios de los que aún sobreviven por las democracias. No deja de ser chocante el hecho de que su majestad se permita despilfarrar una verdadera fortuna en tirotear lúdicamente indefensos bichos en África en medio de una crisis económica asfixiante. Pero se explica porque él es el Rey de España. Y esto, señores, es la monarquía constitucional.

Kalle Blomkvist

B.Ch.D @BenKenOwi

 

Tras el análisis detenido de las cien primeras páginas de la novela de Stieg Larsson, “Los hombres que no amaban a las mujeres” hemos podido obtener algunas conclusiones al respecto del conflicto que acusa al personaje de Mikael Blomkvist en esta primera parte del relato. Para quellos que no conozcan la obra, referir que al principio de la novela, el periodista Mikael Blomkvist es acusado por un poderoso empresario de haber vertido difamaciones contra un poderoso empresario sueco, al cual acusó de haber desviado dinero obtenido de forma fraudulenta a sus cuentas privadas.

 

Confiando en el testimonio de un antiguo amigo, Blomkvist redacta un artículo acusador que presenta impreso en la revista que dirige, Millenium, de carácter de crítica social y periodismo de investigación. En estas páginas no se aclara por completo el por qué edita un artículo como éste, plagado de inexactitudes, poco o nada contrastado, de acusaciones demasiado importantes e inseguras. Otro de los personajes de la novela, Lisbeth Salander, investigadora privada y pieza clave en el relato, asegura que se trata de un trabajo que no tiene su estilo, cuidado, minucioso, acreedor de premios periodísticos: “A Mikael Blomkvist se la han jugado bien. Pienso que esta historia oculta algo totalmente diferente a lo que dicta la sentencia”.

 

Éste apunte nos intriga: ¿Por qué alguien iba a preferir dar la impresión de ser un perfecto inepto, un periodista de pacotilla frente a la opinión pública, a arruinar su reputación profesional por un artículo sin contrastar? 

 

En la novela, Blomkvist es un periodista económico especializado en fraudes empresariales, un experto incorruptible de la persecución de especuladores, estafadores y manipuladores del mercado bursátil. Personalizando el periodismo de investigación y denuncia, nos encontramos a un profesional que es la encarnación del periodismo como herramienta de vigilancia.

 

El “Caso Minos” es el cebo puesto en el anzuelo. El empresario Erick Wennerström, poco menos que un gigante comercial, con grandes contactos y jugosos dividendos, podría haber desviado fondos de ayudas públicas a su bolsillo mediante una hábil estrategia de mentiras: el dinero destinado a la creación de una importante empresa en el extranjero habría terminado en su bolsillo. Una suma elevada proveniente del dinero del contribuyente. Sin embargo, parece que toda la historia es una gran patraña y que el periodista, astutamente engañado, acaba representando la imagen de alguien que no se toma la molestia de contrastar la información, máxime en un caso importante como este. A Blomkvist se le procesa judicialmente, bajo acusación de haber difamado y calumniado al empresario. Se enfrenta a la legión de abogados de la supuesta víctima y pierde, no solo su credibilidad y su dinero por atender la multa de la sentencia, sino también su libertad (la corte posiblemente dicta pena de prisión)

 

Otra visión de la historia es la reacción de Blomkvist al verse derrotado. Inmediatamente afronta todos los cargos,  abandona la dirección de la revista Millenium, borra su nombre de cualquier actividad que tenga que ver con la revista que tanto trabajo y esfuerzo ha costado por sacar a flote. La nota de prensa de la revista, redactada por él mismo, es muy dura con él: le considera “agua pasada”.  Se mantiene firme en la decisión, pese a que su compañera de dirección, Erika Berger, hubiera seguido luchando.  

Creemos que la determinación del periodista es, llegado este caso, la más acertada: seguir trabajando en la revista habría conseguido intoxicar a la publicación con el descrédito de su redactor.

 

Por qué alguien tendería una trampa tan minuciosa a un periodista de investigación. Por qué esas líneas sin contrastar llegaron a ser publicadas. Por qué el acusado apenas si se defiende de los cargos. Son preguntas que se contestan con una palabra: control. El control buscado por las altas esferas sobre los profesionales de la información. Un periodista particularmente molesto requiere un engaño particularmente retorcido. De este modo, primero se le engaña, luego se le manipula y presiona para más tarde quitarle toda la credibilidad que pueda tener, todo de un plumazo. Según nuestra opinión, alguien buscó la cabeza de Blomkvist para exhibir su propio poder. Y la consiguió. 

The Wire 5ª temporada (bajo escucha)

Resumen  y valoración de la 5ª temporada The wire

La quinta temporada de la serie The Wire se divide en 10 capítulos en los que podemos ver los diferentes entresijos que suceden en un peculiar pueblo como Baltimore respecto a la política, los medios de comunicación, la policía, la delincuencia…

Respecto al tema policial, a partir del que gira toda la serie, comienzan a realizarse recortes por parte del ayuntamiento, ya que viven un mal momento económico y deciden empezar sus reajustes en la seguridad, dos de los policías de la ciudad que se encargaban de homicidios y llevaban un importante caso de drogas y 22 asesinatos entre manos, son destinados a otro suceso y les obligan a abandonan el primero, les suprimen a todos las horas extra, los medios con los que cuentan cada vez son menores y más obsoletos, por lo que no pueden realizar su trabajo de una manera óptima, ni investigar todos los casos que les gustaría.

Uno de los policías, Jimy, decide crear a un asesino  y encadena una serie de homicidios a  vagabundos, (donde los estrangula, les muerde, les pone una cinta roja en la muñeca), después de encontrárselos muertos previamente por causas desconocidas, el mismo realiza todos estos actos violentos, su compañero decide desvincularse de los hechos, aunque encuentra el apoyo de un tercer policía que ve una buena idea y decide ayudar a Jimy, está ayuda es a través de pinchar diferentes teléfonos  de otros casos ajenos al del asesino de vagabundos,  posteriormente, Jimy,  decide dar a conocer el caso del asesino de vagabundos a la prensa, por lo que se pone en contacto con un periodista para contarle lo sucedido con este “asesino”, así lo que intenta es crear tensión entre la población y presionar a el alcalde para que cree una mayor seguridad e invierta más en asuntos policiales y concretamente en este, para ello cuenta con la ayuda de este periodista  que además de contar lo que sucede, inventa diferentes hechos que hacen que la historia sea más emotiva y llamativa para la población, también consigue que el periódico donde trabaja Baltimore Sun, consiga una mayor audiencia, ya que su tirada estaba bajando por  la irrupción de nuevos medios como internet, fuente gratuita y fácil de noticias y opiniones, se estaban cerrando diferentes redacciones  en Londres, Chicago, Nueva York…, despidos de muchos trabajadores del periódico.

Aunque se explica que esta historia tendrá cabida hasta el 31 de diciembre, porque los premios Pulitzer son anuales y el 1 de enero habrá que comenzar con otras historias diferentes, el editor jefe lo afirma a través de la siguiente frase: “Lo que a un periódico le importa en navidad le importa una mierda el día de año nuevo”.

Tras ser publicado todo lo acontecido, el alcalde está obligado a destinar dinero a este caso por miedo a perder unas próximas elecciones a gobernador, este dinero que se invierte llega a ser el mismo que en el pasado, por lo que se consigue el objetivo que se perseguía desde el principio, el policía causante de todo este hecho, Jimy, se encarga de repartir los nuevos medios facilitados entre sus compañeros para que puedan realizar más horas extra y consigan resolver diferentes casos, después todas estas horas y los medios utilizados serán apuntados al caso de los vagabundos asesinados.

Mientras tanto en las calles de la ciudad acontecían numerosos enfrentamientos entre dos bandas por causa del  control de la droga en las calles, cuyos “cabecillas” de las mismas, Omar y Marlo, realizaban diversos asesinatos (este es el caso que son obligados a abandonar los policías citados al principio), Omar es asesinado y Marlo junto a algunos de los miembros de su banda son detenidos como supuestos  traficantes de drogas, y en un primer momento como los asesinos de los vagabundos que Jimy había creado, esta detención se realizo gracias a unas escuchas telefónicas ilegales realizadas por la policía, ya que estas escuchas solo habían sido aprobadas para el caso del asesino de vagabundos, con estas y diferentes fotos realizadas en los móviles, son imputados Marlo y su banda, esto no hubiera sucedido si Jimy no hubiera creado al asesino de vagabundos, ya que no se contaba con el material suficiente para haber podido controlar e investigar a la banda, pero el “tanto” del trabajo bien hecho tras estas detenciones se lo apunto el alcalde, que nada tenía que ver en esta operación, es más se había abandonado por su culpa, pero con ella ganó popularidad y apoyo para las elecciones a gobernador, ya que “limpiaba” las calles de su ciudad de diferentes delincuentes que se dedicaban a la droga.

Dentro de la comisaria cada vez más policías conocían el acto ilegal realizado por estos dos agentes, y aunque la mayoría agradecían su labor, existían personas que no veían correcta esta actuación, por lo que una oficial decide poner en conocimiento del comisario jefe lo que está sucediendo, esta noticia llega al alcalde que decide que no se filtre esta información porque le pueden costar las elecciones a gobernador y su imagen quedaría muy dañada, al haber invertido una importante cantidad de dinero en un caso inexistente.

Pero este suceso si se filtra al abogado de Marlo, que decide chantajear a la fiscal con sacarlo a la luz sino se libera a sus clientes, está a su vez consigue una información comprometida en contra del abogado y decide chantajearlo también, finalmente llegan a un acuerdo y Marlo es liberado mientras los demás componentes de la banda siguen encarcelados, culpándose estos últimos de todos los hechos delictivos.

Respecto a los dos policías son retirados del cuerpo, sus compañeros se sienten enormemente orgullosos y agradecidos a ellos por lo que han realizado, ya que perdieron su puesto de trabajo por el bien común.

El alcalde gana finalmente las elecciones a gobernador, pero antes de llegar al mando “compra” el apoyo de diferentes personas influyentes para que consigan los votos necesarios para que él pueda llegar al poder, así como esconder diferentes escándalos como el del asesino de vagabundos, justificar errores propios involucrando a otros y realizando muy buenos discursos de cara al público, aconsejado brillantemente por su gabinete de prensa.

El periodista que inventa parte de las historias de los vagabundos es descubierto en la redacción de su periódico porque escribe un artículo sobre una vagabunda y decide no desvelar su identidad, el editor empieza a desconfiar de él y le explica que nada será publicado sino está identificada esa persona, a partir de ese momento se empiezan a comprobar los artículos escritos por él mismo encontrando numerosos fraudes en los mismos , ya que no inventaba las historias pero maquillaba numerosos aspectos de las mismas, también descubre sus mentiras el propio Jimy, en un intento de secuestro contado por el periodista que nunca llego a suceder en realidad.

Desde dentro de su redacción se decide no sacar a la luz lo que su periodista ha hecho y uno de los editores explica que el objetivo del periodista es ganar un premio Pulitzer que le saque de un periódico local a uno que tenga un prestigio mayor y para ello no vale con contar lo que sucede a nuestro alrededor que en la mayoría de las veces no es apenas nada sino que tiene que maquillar muchas historias para hacerlas más interesantes y llamativas para el público, el periodista gana el premio finalmente, por lo que cumple su objetivo primordial. El editor jefe le dice en una ocasión: “puede que ganes un Pulitzer con esto y tengas que devolverlo”.

En este caso podemos encontrar la diferencia entre diferentes periodistas, ya que esté publica cosas que no son verdad, mientras el editor jefe se despierta en mitad de muchas noches sobresaltado,  por miedo a que algún dato de los que se van a publicar pueda ser incorrecto, y se encarga en ese mismo instante de comprobarlo llamando a la redacción del periódico, un periodista debe contar con una buena memoria de fuentes, con buenas notas, y con la contrastación de la información que va a contar, para que así pueda demostrar que lo que ha dicho es veraz, ya que es la obligación de cualquier periodista, si te inventas la historia o parte de ella, eres un novelista, no eres periodista.

En el caso de la política vemos todos los entramados que lleva a cabo el alcalde para poder ganar unas elecciones, lo importante que es la imagen que da de cara al público, y como una primera decisión de realizar recortes en la policía y no en la educación la rectifica e invierte todo lo posible en un caso de asesinatos de vagabundos al ser publicado por los medios de comunicación y tener una gran trascendencia para la población, todo ello orientado por su gabinete de prensa, donde cada decisión es importante y debe ser estudiada antes de realizarse, así como llegar a despedir al comisario de policía por exculparse al alcalde de sus errores y cargando a este con ellos.

También encontramos la figura del senador que es acusado de fraude y robo, ya que no presenta facturas de ninguno de los gastos que realiza, pero es defendido por un gran abogado que realiza una buena defensa donde el acusado utiliza el papel de víctima y explica que este dinero ha sido utilizado para dárselo a los más pobres y por ello no posee facturas de el dinero gastado, algo que sirve para no acusarlo por parte del jurado popular donde cala como se esperaba este victimismo utilizado. También podemos observar como él se sabe culpable y se encuentra nervioso, aunque delante de las cámaras intenta ofrecer una imagen de tranquilidad afirmando que ha ido al juzgado a aclarar cosas por un malentendido para hacer creer a la población que es totalmente inocente y que sea imputado es simplemente un error, también tiene una reunión con el alcalde donde le ofrece su apoyo a gobernador a cambio de otros favores políticos, aquí podemos ver muchos casos que se dan en la realidad en muchos gobiernos, ya que los políticos hacen cualquier cosa por llegar al poder, cuidan su imagen todo lo que pueden para hacerlo, intentan dar a la gente lo que se les demanda antes de unas elecciones, aunque muchas veces cuando estás pasan y estos han llegado al poder no cumplan lo que han prometido, y aquí podemos relacionarlo con el caso que se da en España en la actualidad, donde hace muy poco tiempo se han llevado a cabo unas elecciones donde el gobierno actual  prometió unas cosas y tras hacerse con el poder no han cumplido con lo prometido.

Esto nos hace reflexionar sobre lo que hay detrás de las cámaras, de lo que se nos demuestra a través de los medios de comunicación y lo más importante lo que se oculta detrás de ellas, todos los entresijos que se ocultan como  en el caso actual en nuestro país sería como se financian los partidos políticos, ya que no es aclarado, los bancos dan créditos a los partidos que en ocasiones no son devueltos y se les perdona la deuda a estos partidos a cambio de otros favores.

En cuanto a las bandas callejeras podemos ver la lucha de poder y prestigio que existe, como controlan por esquinas las diferentes calles, lo importante que es lo que se diga de los “cabecillas” de las bandas y como se llega a asesinar  simplemente porque no se filtren ciertas informaciones o por salvaguardar el propio prestigio de la banda o del líder de la misma.

Es una serie muy atractiva que se va haciendo poco a poco más interesante hasta llegar a engancharte a la historia, también te hace reflexionar sobre los diferentes hechos desarrollados anteriormente.

 

 

 

 

CARLOS FCO. RUIZ MASSÓ

 

La Diplomacia Pública de la OTAN

Hace unos días, el 5 de marzo, se puso en marcha a través de la red de distribución de boletines públicos de la OTAN su nueva página dedicada a la diplomacia pública.

Se trata de una plataforma interactiva que permite la participación directa entre internautas de todo el mundo que a través de un diálogo abierto y transparente podrán discutir cuestiones relacionadas con la agenda actual de la OTAN.

La nueva herramienta de diplomacia pública “por fin” ha llegado. Es un mecanismo que se ha hecho esperar demasiado teniendo en cuenta que en los tiempos que corren es muy importante llegar al ciudadano a través de la red. Qué mejor forma que abrir un foro de debate de intervención libre para el ciudadano y trato cercano con los funcionarios de la Organización.

El objetivo de la diplomacia pública es influir a las personas para que ellas influyan de alguna manera en los intereses gubernamentales.

 La OTAN nació como mecanismo para “alcanzar la paz” y detener la “amenaza soviética” que atemorizaba el mundo allá por 1949. Correcto. Lo que se esconde detrás de esto es que para su consolidación, los 28 países que a día de hoy forman parte de ella, se han visto obligados a destinar más porcentaje de sus ingresos al apartado militar, pues la OTAN para alcanzar la paz ha impulsado las armas, algo contradictorio.

Y es que si miramos aún más atrás, Estados Unidos es quien ejerce el poder de la Organización. La potencia mundial se hace dueña de los hilos del mecanismo idóneo para plantar cara a la evolución de China y para “defenderse” ante la amenaza de armas nucleares que tanto temen.

Durante estos años de vida de la OTAN, el trabajo de los profesionales del sector de comunicación, funcionarios, secretarios, y todos esos estudiosos de la Comunicación Política que han hecho llegar a los ciudadanos la idea de que la OTAN es equivalente a la “paz mundial”, merecen un aplauso. Han conseguido dejar en segundo plano los intereses hegemónicos del imperio norteamericano, logrando crear una aceptación global de los valores que la Organización quiere transmitir. Dichos valores ahora han permitido incluso crear un apartado de diplomacia pública con un foro de debate en la red en el que esas ideas estarán perfectamente asentadas por aquellos que participen y que lógicamente no supondrán ningún problema para las élites.

Es decir, el haber creado una imagen buena de la OTAN es imprescindible para que el ciudadano la acepte y le aporte su granito de arena de cara a su mantenimiento, algo que seguirá beneficiando a los mismos de siempre.

ALEJANDRO BAYO SAIZ

¿Qué es Wikileaks?

A raíz del texto de Víctor Sampedro, me ha dado por pensar en Wikileaks profundamente y en rescatar un análisis que hice hace prácticamente un año sobre la propia página.

Wikileaks ha supuesto una revolución en el mundo periodístico y está considerado como la bandera para poder combatir al poder, además de ser el mayor exponente de lo que puede suponer Internet.

Se puede estar de acuerdo con ambas aportaciones, pero no son del todo ciertas. Esta organización saca a la luz informaciones que se quieren mantener en silencio, así que su lucha contra el poder es evidente, pero es inevitable hacerse una pregunta, ¿saca a la luz todo lo que tiene?. En lo conocido como el “cablegate” sacó una cantidad enorme de cables diplomáticos, pero protegió otros, como en los relacionados con Israel, con los que Julian Assange acordó (y recibió dinero por ello) no sacar una imagen negativa de ellos. Este dato no se puede dar como verídico al 100%, ya que esta acusación proviene de un sitio web claramente anti Israel, pero es inevitable pensar en la pregunta anteriormente mencionada.

En cuanto a que es el máximo exponente de lo que puede suponer Internet, tampoco se puede estar de acuerdo. La red permite la existencia de Wikileaks y que tengamos esta clase de información, pero su difusión no hubiera sido tan grande de no ser por los medios de comunicación a los que cedió la exclusiva. Previamente, con las filtraciones sobre Irak y Afganistán, no se dio tanto bombo a esta organización, a pesar de sacar a la luz datos realmente sobrecogedores (Bradley Mannings, el soldado que sirvió de fuente en estas filtraciones, sigue retenido por Estados Unidos, con sospecha de torturas y vendido en su país como un traidor). En ese caso, se habla de víctimas civiles, métodos de tortura, etc… pero el escándalo fue poco en comparación con lo que hemos vivido recientemente. Así que podemos afirmar que la exclusiva hecha a los cinco diarios de referencia ha provocado su mayor difusión. Estos han visto la oportunidad de rellenar su periódico con información privilegiada durante un breve período de tiempo, pero lo que provoca es que conozcamos mayoritariamente lo que ellos han querido. Nosotros no hemos seleccionado lo que más nos interesaba, sino que hemos recibido lo que estos diarios nos querían enseñar. Podemos entender esta postura de Wikileaks de ceder esa información a estos medios de comunicación desde el punto de vista de darle la mayor difusión posible, aunque esto suponga un conocimiento parcial de la información.

Está claro que Wikileaks cumple una función que un periodista difícilmente puede realizar. Su éxito estaba en el anonimato. Pero el problema viene con las ganas de sus protagonistas de darse a conocer. Gracias a esto, es más fácil reprimirlos, y así se está viendo. A Estados Unidos no le gusta que se saquen sus trapos sucios (ni ellos ni nadie) y está haciendo lo posible por evitarlo. Los ingresos de Wikileaks vienen por donaciones, así que si se cancelan esos ingresos se prevé reducir su impacto. Por si fuera poco, bloquean su dominio. Por un lado, es una forma evidente de demostrar que lo que Wikileaks dice no gusta, pero no es falso (las reacciones políticas en la última filtración jamás negaron lo que ellas comentaban). Por otro, demuestra que una organización anónima (al menos, hasta hace poco tiempo) puede llegar a combatir al poder con las armas que podemos disponer. Personalmente, se podrá considerar periodismo o no lo que realiza Wikileaks, será ético o no, pero lo que nadie puede negar es que esta organización ha enseñado un camino para conocer y combatir el poder.

Accidentes monárquicos

La República está de enhorabuena. El 14 de abril celebra su conmemoración y parece que la monarquía española quiso contribuir a la causa. El Rey, Don Juan Carlos Borbón, se unió a la fiesta y en una cacería sufrió una lesión que requería intervención.

Este safari, dice, no tenía coste alguno, ya que era invitado, pero lo que sí está claro es que para el avión privado y la intervención no tenía invitación.

Esta noticia, incomprensible por otro lado, se une a la de su nieto Froilán, quien también tenía un accidente con una escopeta al disparársele en su propio pie. Otro incidente para la Casa Real que con esta clase de sucesos puede perder la confianza de los españoles, si es que no lo ha hecho ya.

Viendo toda esta clase de accidentes, y con los antecedentes que hay, creo que los republicanos están pensando en montar una cacería para todos los Borbones, repartirles escopetas y esperar a que ellos solos acben por exterminarse.

Desde aquí le pido a la Casa Real que por lo menos disimulen sus hobbys, más teniendo en cuenta la crisis que sí están sufriendo el resto de españoles.

ALBERTO VAL CALVO

Portavoz del Gobierno, ¿profesión de riesgo?

Según el libro de María José Canel “Comunicación Política”, un portavoz es una persona que hace de intermediario entre la institución y los medios de comunicación. Podría decirse que es un representante, que acaba siendo una figura ante todos nosotros sobre esa institución para la que trabaja.

Por tanto, es una persona que tiene que resultarnos fiable, creíble, de buenos modos. Alguien que sepa escuchar y sepa expresarse. Que por encima de él se encuentra la institución y que él solo es un instrumento para hacer llegar el mensaje que pretenden dar.

Muchas características que son difíciles de aunar en una sola persona. En España, este cargo se creó en 1982 y desde entonces hemos tenido 12 portavoces (13 si contamos por separado los dos pasos por este cargo de Rubalcaba). Todos ellos han pasado por dificultades, aunque me gustaría resaltar algunos casos:

  ALFREDO PÉREZ RUBALCABA:

 El actual Secretario General del PSOE fue anteriormente Portavoz del Gobierno con Felipe González. Es evidente que sabe manejarse muy bien ante los medios de comunicación, que tiene una imagen y una oratoria muy trabajada y que, a priori, podría ser un Portavoz del Gobierno ejemplar.

Pero en su etapa tuvo que lidiar con uno de los mayores escándalos que ha afrontado un Gobierno español, el caso GAL. Tuvo que defender al Ejecutivo socialista en esa etapa, donde siempre que salió a la palestra afirmaba que desconocían esas actividades, algo que siempre le ha arrastrado en su carrera política.

                   EDUARDO ZAPLANA:

Retirado de la política, se encuentra actualmente trabajando como Adjunto al Secretario General de Telefónica. Si Rubalcaba tuvo que hacer frente a uno de los mayores escándalos políticos, Zaplana tuvo que lidiar con el mayor ataque terrorista sufrido por España.

Sus intervenciones durante y después del 11M están llenas de incógnitas, aunque nunca sabremos hasta qué punto sabía Zaplana si lo que decía era cierto o no. Negó tajantemente que estuviera involucrado cualquier otro grupo terrorista que no fuera ETA, e incluso años después siguió afirmando que hay una conspiración alrededor de este ataque terrorista (llegó incluso a afirmarlo en el Congreso).

 MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ:

 Fiel escudero de José María Aznar, ya que estuvo como Portavoz suyo ya en el Gobierno de Castilla y León. Estuvo solo 2 años ejerciendo este cargo, para posteriormente ser sucedido por Josep Piqué.

A partir de entonces, se ha volcado más en su labor como periodista, y precisamente en un plató de televisión es donde más bombo mediático ha conseguido, aunque no por buenas razones.

Recientemente, fue condenado a pagar 30.000 euros al Doctor Montes, por un delito de injurias y otro de calumnias. Dos delitos que son las antípodas de lo que un portavoz debiera ser.

 JOSÉ BLANCO:

Apenas 3 meses estuvo en el cargo, tras la pérdida de las elecciones del PSOE. Anteriormente, se encontraba como Ministro de Fomento.

Hoy día, más que recordarse su paso por el Gobierno, es de actualidad por el caso Campeón, en el que se le acusa de unos cobros irregulares, aprovechándose de su posicion política, aunque todavía no hay una sentencia firme que lo impute.

En definitiva, ser Portavoz del Gobierno no es una tarea nada fácil, aunque pueda parecer lo contrario. Muchas polémicas que han rodeado antes, durante y después a las personas que han ejercido estos cargos. Pero lo cierto es que viendo los antecedentes de las personas que hemos tenido ejerciéndolos, me asaltan varias dudas.

¿Son simples representantes o más bien son políticos?

Los gobiernos para los que trabajaban, ¿les contaban las cosas o los usaban como peleles ante los medios de comunicación?

¿Sabrían cada uno de ellos que estaban mintiendo en el momento que hablaban?

Y sobre todo, ¿podrían ser elegidos hoy día como Portavoces del Gobierno sabiendo sus andanzas?

ALBERTO VAL CALVO

¿Por qué no te callas?

Después de conocer sus andanzas por Botsuana, todos los ciudadanos españoles que se sintieron defraudados por su Rey, ya sea por primera o por enésima vez, pudieron ver a su majestad el pasado miércoles 18 de abril en televisión ”pidiendo disculpas”.

“Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir”

Estas fueron sus palabras. Indefenso, con miedo, como si de un niño pillado con las manos en la masa se tratara, Juan Carlos se dirigía a las cámaras. El hecho de que pidiera disculpas cuatro días después de ser conocida la noticia, y lógicamente, tras recuperarse de la operación de cadera, no creo que fuera voluntario, sino que sus asesores le aconsejarían hacerlo después de la gran mancha con la que había teñido su imagen ese 14 de abril. Creo que esas disculpas sobran, pues es un acto que los españoles hemos conocido y que no tiene por qué justificar ni tampoco pedir perdón cuando ya lo ha llevado a cabo. “Tiro la piedra y escondo la mano”.

Debido a la gran afluencia de comentarios en contra de la corona en las redes sociales, podría parecer que una disculpa forzada es la solución a la limpieza de imagen del monarca que poco a poco se ensucia más. Pero no. Los tiempos cambian y las necesidades también. Parece ser que mucha población se ha cansado ya de la monarquía y quizás la apuesta por otro sistema, una nueva república, sea la solución final

ALEJANDRO BAYO SAIZ

Los elefantes no olvidan, nosotros tampoco

Sábado 14 de abril, día del aniversario de la República. Abro el Twitter y me encuentro el Trending Topic #14abril repleto de referencias y enlaces a la noticia del Rey. Cómo no, esta graciosa coincidencia abre una tormenta de críticas hacia la monarquía española. No podía haber ocurrido otro día. Un rey que opta por ir de caza mayor, es decir, a cargarse un elefante por el módico precio de casi 50.000 euros aumenta las discrepancias hacia sus labores y la representación de los españoles.

Las prácticas como la tauromaquia o la caza no son aceptadas por muchas personas que creemos innecesario el sufrimiento de los animales. Además, si nos enteramos de que existe la posibilidad de ir a un safari en Botsuana (como es el caso) para acabar con la vida de especies exóticas para nosotros; elefantes, leopardos, búfalos, leones o rinocerontes, sacamos a relucir todavía más el odio hacia esas prácticas.

La gota que colma el vaso es cuando nuestro rey, Don Juan Carlos I, decide hacerlo y encima se rompe la cadera el día 14 de abril. Una serie de hechos que hacen que me sienta todavía menos identificado con la monarquía y la corona. Supongo que no seré el único tal y como Twitter lo ha reflejado.

ALEJANDRO BAYO SAIZ